Pasar al contenido principal

Historia de Constitución reflejada en fotografías vacacionales

Solapas secundarias


Fotografías de veraneantes en playas y plazas de Constitución dan cuenta del carácter de balneario que adquirió la ciudad durante el siglo XIX, gracias al progreso urbano que impulsó su sólida economía portuaria.

Paisajes costeros, fluviales y urbanos ambientan estas imágenes, entre las que se incluyen retratos de Fortunato Rojas Labarca, personaje del quehacer cultural y social de la Región del Maule, que incursionó en la fotografía y la pintura.

Impregnado en este registro visual está la costumbre de los grupos aristocráticos de Talca y otras localidades maulinas de tomar vacaciones lejos de su hogar, y del atractivo que ejercía Constitución sobre ellos como ideal de esparcimiento.

Desarrollo del turismo en tren

Nueva Bilbao de Guardoqui fue el nombre con que la bautizó su fundador, el gobernador Ambrosio O'Higgins en 1794. Su auge se inició 34 años después, cuando fue declarada puerto mayor, categoría de privilegio estatal que le permitió concentrar exportaciones.

Los paseantes se incrementaron con la llegada del ferrocarril en 1915: "la ciudad maulina debe ser quizás la primera que alberga este tipo de actividad turística vacacional, en la concepción del ocio moderno recién avecindado en el Chile decimonónico. Es eso lo que permite dar un relativo giro a Constitución [...]" (Cortez y Mardones, 2009: 10).

Pero la misma apertura de la línea del tren entre Talca y Constitución acabó con las esperanzas de reactivar el movimiento marítimo y fluvial que había decaído con la perdida de la categoría de puerto mayor y ocasionado el fin de la bonanza económica de la ciudad.

Temas relacionados