Pasar al contenido principal

La platería mapuche

La orfebrería en plata comenzó a ser desarrollada en el mundo mapuche a fines del siglo XVIII, gracias a la utilización de monedas de plata que formaban parte del activo comercio efectuado entre mapuches e hispano-criollos en La Araucanía. Las monedas sirvieron entonces no como objeto de intercambio sino como materia prima para que artesanos las trabajaran con el fuego y el martillo con el fin de confeccionar alhajas para las mujeres en sus atavíos rituales y festivos, y decorar los arreos y aperos de caciques y lonkos, con lo cual la platería pasó a constituir un símbolo de status dentro del mundo mapuche.

Durante el siglo XIX la platería mapuche alcanzó su auge al multiplicarse las decoraciones, formas y los diseños de la orfebrería, basados en figuras antropomorfas, fitomorfas, geométricas y ornitomorfas, pero ello decayó con el proceso de ocupación de La Araucanía por parte del Estado chileno desde mediados del mismo siglo.

Las piezas que conservamos fueron elaboradas a fines del siglo XIX o comienzos del XX con monedas de plata chilena, formando parte de las adquisiciones y/o intercambios efectuados por el médico Miguel A. Fernández Letelier. Nacido en Talca, obtuvo el grado de Licenciado en Medicina y Farmacia por la Universidad de Chile en 1887. Desarrolló sus labores médicas tanto en su ciudad natal como en La Araucanía. Donó su colección de platería mapuche a comienzos de 1920 al futuro museo que se instalara en Talca, el cual fue fundado en 1928 como Museo de Bellas Artes de Talca.

Katawe / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Chawai / Fotografía Viviana Rivas

Runi / Fotografía Viviana Rivas

Llol-Llol / Fotografía Viviana Rivas

Nitrowe / Fotografía Viviana Rivas

Katawe / Fotografía Viviana Rivas

Tupu / Fotografía Viviana Rivas

Tupu / Fotografía Viviana Rivas

Trapelakucha / Fotografía Viviana Rivas

Llol-Llol / Fotografía Viviana Rivas

Llol-Llol / Fotografía Viviana Rivas

Sükill / Fotografía Viviana Rivas

Sükill / Fotografía Viviana Rivas

Runi / Fotografía Viviana Rivas

Trapelakucha / Fotografía Viviana Rivas

Sukill / Fotografía Viviana Rivas

Trapelakucha / Fotografía Viviana Rivas

Traripel / Fotografía Viviana Rivas

Katawe / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Chawai / Fotografía Viviana Rivas
Runi / Fotografía Viviana Rivas
Llol-Llol / Fotografía Viviana Rivas
Nitrowe / Fotografía Viviana Rivas
Katawe / Fotografía Viviana Rivas
Tupu / Fotografía Viviana Rivas
Tupu / Fotografía Viviana Rivas
Trapelakucha / Fotografía Viviana Rivas
Llol-Llol / Fotografía Viviana Rivas
Llol-Llol / Fotografía Viviana Rivas
Sükill / Fotografía Viviana Rivas
Sükill / Fotografía Viviana Rivas
Runi / Fotografía Viviana Rivas
Trapelakucha / Fotografía Viviana Rivas
Sukill / Fotografía Viviana Rivas
Trapelakucha / Fotografía Viviana Rivas
Traripel / Fotografía Viviana Rivas